Conversemos en línea
Conversemos en línea
Síguenos en Facebook
Síguenos en Youtube
Ver matrículas

Menu superior

Ir a Inicio

Actualidad

Disciplina positiva

Históricamente la sociedad ha estado  basada en estructuras de poder mediante las cuales algunas personas han ocupado posiciones superiores (reyes, blancos, adultos) ejerciendo el poder sobre otros (plebeyos, negros, niños) y para conseguir mediante ese lugar en la sociedad, los beneficios que esta representa, han recurrido por siglos a estrategias como la fuerza, la amenaza, la represión o el castigo.
En la historia reciente puede verse como la sociedad se ha convertido paulatinamente en un espacio más democrático. Las personas que ocupan posiciones inferiores han sentido la necesidad de reclamar igualdad de derechos, dignidad y respeto por su condición humana; con esto las habituales estrategias de control han empezado a perder su efectividad; los grupos sociales  han empezado a organizarse bajo estructuras de liderazgo que optan por métodos más participativos, de cooperación, respeto e inclusión.
La sociedad sin duda ha cambiado, y con ella han cambiado también nuestros niños y niñas; hoy en día los niños y niñas no responden de igual forma a los métodos que solían utilizar nuestros abuelos, y éstas antiguas estrategias de castigo, represión y excesivo control pierden cada vez más su eficacia y validez. Cada vez se hace más fuerte y necesaria la búsqueda de estrategias  que den lugar de llevarnos al autoritarismo o la sobreprotección, promuevan la firmeza acompañada de afecto y el respeto en las relaciones que establecemos con los niños.
Una de las estrategias es disciplina positiva; una forma de abordar la educación desde una mirada nueva, diferente y actual acerca de la crianza como una  expresión de liderazgo, y de la disciplina  como el acompañamiento, guía y orientación del niño y la niña  para lograr desarrollar cualidades y habilidades de vida dentro de una  atmosfera de amor y respeto mutuo.
Disciplina positiva permite al adulto más allá del premio y el castigo como herramientas básicas de educación, y se centra en la búsqueda y construcción conjunta con el niño de nuevas estrategias que combinando firmeza y respeto, alienten, inviten y estimulen en los niños y niñas las características necesarias para desempeñarse de una forma armónica, satisfactoria y participativa dentro de su comunidad.
Entonces bien, si la sociedad y los niños son distintos a los de antes, las formas de educación y crianza también deben serlo. Los adultos estamos llamados  a enfrentar los retos que traen consigo la crianza y la educación buscando y construyendo estrategias más eficaces, pero sobretodo más ajustadas al momento social actual.

 



Fuente: revista tu y tu bebe